Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

La constante de la movilidad, la migración, el movimiento hacia zonas distintas a aquellas donde se ha nacido o se ha estado arraigado durante un tiempo, ha sido la seña de identidad de la especie humana a partir de la aparición del Homo Ergaster africano, primer homínido nómada que se trasladó fuera de su lugar de origen hasta el Homo Sapiens actual.

Hoy, ya entrados en pleno Siglo XXI esa dinámica continúa vigente, pero con el añadido que aporta la tecnología actual y que ha acelerado de manera notable la velocidad en que se van produciendo esos cambios.

Nuestros abuelos emigrantes en su juventud necesitaban varios días, si no semanas, para recibir por correspondencia una foto en blanco y negro de alguno de sus familiares. Igualmente era necesario solicitar a la operadora correspondiente una llamada telefónica de larga distancia, que además era costosa y de una calidad ínfima.

En un mundo globalizado la emigración está pues a la orden del día y llegado el momento, la persona cuenta, como hemos dicho con innumerables recursos para recopilar información y preparar la partida. Ahora, si bien contar con un buen mapa hecho a la mejor escala y con todo lujo de detalles, así cómo fotos, coordenadas y exhaustiva información sobre el trayecto que pensamos recorrer puede ahorrarnos equivocaciones y retrasos, es conveniente no obviar que como sostiene uno de los principios de la Neurolingüística: el mapa no es el territorio que representa.

¿Verdad que tenemos muy claro el hecho de que a pesar de haber visto París, las cataratas de Iguazú, las pirámides egipcias o la Gran Muralla China en infinidad de fotos y videos, eso no obvia que lo mejor es acudir nosotros mismos, en persona, a conocer esos lugares para hacernos nuestra propia idea, para hacernos de esa experiencia con nuestros propios sentidos? Lo mismo ocurre cuando entramos a considerar un posible cambio de residencia y trasladarnos a otra parte, independientemente del motivo en el que se sustente ese proyecto: no es suficiente con lo que otros nos cuentan o explican, y ello es así porque nadie puede estudiar, trabajar, conocer, vivir, en suma; en nuestro lugar. La mejor foto es la que hemos podido hacer nosotros mismos de esas pirámides.

Emigrar es lo que probablemente tenga en mente el lector o quizás ya lo haya hecho. Justamente, para que emigrar, para que esa transformación que ello implica, para que el hecho de trasladarnos a residir en otro sitio – sea cual sea el motivo que nos mueva – no se convierta en un vivencia traumática o adversa, es que deberíamos hacernos con la mayor información posible para afrontarlo de una manera programada, conociendo en qué consiste el proceso, cómo manejarlo y que de esa manera la persona pueda extraer el mayor beneficio posible de esa experiencia.

 

¿Te resultó sencillo localizar la información necesaria cuando estabas planificando tu traslado? ¿Crees que es importante hacerlo o es mejor aprender sobre la marcha?

COMPARTIR

Suscríbete aquí



edumartinezn @mon_324 ens agradaria molt que poguessin donar cobertura a aquest esdeveniment. Moltes gràcies. https://t.co/WsfxxT5ajN
edumartinezn @xescoreverter ens agradaria molt que poguessin donar cobertura a aquest esdeveniment. Moltes gràcies. https://t.co/8RRWagIbM6
edumartinezn RT @facchinjose: ¿Quieres Posicionar tu Marca en Internet? Ven el 4 y 5 de abril al #CongresoOnline y Gratuito: #Posiciona17 https://t.co/p
edumartinezn SEO Local explicado al detalle por Isabel Romero #Posiciona17
edumartinezn Quiero ganar las entradas VIP para el Barça - Athletic con #SorteosAppMiVodafone ¡Tú también puedes participar! https://t.co/ZFur6zbrqd